Cuando una mentira adquiere la apariencia de verdad, ¿quién sigue interesado en la verdad?
¿Por qué algunas mentiras tienen más éxito que la verdad? La respuesta a esta pregunta puede estar oculta en una pequeña leyenda alegórica.

Un día la verdad y la Mentira se cruzaron.
- Hola, dijo la Mentira.
- Hola, dijo la Verdad.
- Hermoso día, continuó la Mentira. Entonces la Verdad fue a ver si era cierto que estaba hermoso. Recién entonces la verdad respondió
- Hermoso día.
- El lago es aún más hermoso, dijo la mentira con una linda sonrisa.
Entonces la Verdad miró hacia el lago y vio que la mentira decía la verdad y asintió.

la verdad saliendo del pozo gerome1
La Mentira corrió hacia el agua y la tocó…
- El agua es aún más hermosa y tibia. Vamos a nadar !
La verdad hizo lo propio con sus dedos y confirmó que estaba realmente agradable y cálida.
Entonces la Verdad confió en la mentira. Ambas se quitaron la ropa y nadaron en silencio.
Un poco después salió la mentira, se vistió con la ropa de la verdad y se fue.
La verdad, incapaz de usar las ropas de la mentira comenzó a caminar desnuda y todos se alejaron viéndola así.
La verdad, entristecida, abandonada, se refugió en el fondo de un pozo y así es que desde entonces, la gente ha preferido aceptar la mentira disfrazada de verdad que la Verdad desnuda.

la verdad saliendo del pozo gerome2
En 1895, Jean Leon Gérôme había pintado un trabajo relacionado con la verdad: Nec Mergitur, en dónde se muestra la reacción clerical intentando hundir en el pozo a la verdad.
Un año después, pinta La verdad sale del pozo con su látigo. Se asegura que ambas pinturas se referían discretamente al Caso Dreyfus.
Este caso, tuvo como origen una sentencia judicial de neto corte antisemita, con un trasfondo de espionaje, en el que la víctima fue el capitán Alfred Dreyfus de origen judío-alsaciano, y que durante doce años, de 1894 a 1906, conmocionó a la sociedad francesa de la época, marcando un hito en la historia del antisemitismo.​ También se ha mencionado que la pintura es una expresión hostil de Gérôme hacia el movimiento impresionista, al cual se opuso con vehemencia. Sin embargo, Gérôme escribió en un oportunidad que se refiere a la fotografía y a la influencia que esta (entonces novedosa técnica) había tenido en la pintura: "La fotografía es un arte. Fuerza a los artistas a modificar su rutina vieja y a olvidar sus fórmulas viejas. Ha abierto nuestros ojos y nos obliga a ver aquello que anteriormente no hemos visto; esto es, un gran e inapreciable servicio para el arte. Es gracias a la fotografía que la verdad finalmente ha salido de su pozo. Nunca volverá a sumergirse"

la verdad saliendo del pozo gerome3
Esta expresión se refiere a una traducción extendida de un aforismo del filósofo Demócrito, "De verdad sabemos nada, pues la verdad es un bien encendido... en un pozo abismal".El desnudo de la modelo se refiere a la expresión 'la verdad en cueros' Según su biógrafo, Gérôme durmió con la pintura encima de su cama y fue encontrado después de su muerte con su brazo extendido apuntando hacia él en un gesto de despedida.

la verdad saliendo del pozo gerome4

La Obra

La verdad sale del pozo con su látigo
Jean Leon Gérôme
Oleo sobre lienzo
1896
Museo Anne de Beaujeu en Moulins, Francia