En sus orígenes, Roma era una pequeña ciudad poblada por una mayoría masculina, por lo que el rey Rómulo organizó un evento deportivo en honor a Neptuno, dios del mar, e invitó a los habitantes de los pueblos vecinos. Muchos acudieron al evento y los sabinos fueron junto con sus familias, incluyendo a su rey Tito Tácio. Pero les esperaba una gran sorpresa. El espectáculo dio comienzo con una señal que indicó a los romanos el rapto de las mujeres Sabinas.

Y lo que parecía una fiesta se desvirtuó en un momento. Los romanos intentaron convencer a dichas mujeres declarando que querían desposarse con ellas y que debían sentirse orgullosas, pues pasarían a formar parte de Roma, un pueblo elegido por los dioses. Las sabinas temiendo por sus vidas y las de su familia, aceptaron con una condición, ellas realizarían solamente una actividad: el telar. Así se desligaron de otras obligaciones y trabajos domésticos, destinados a sirvientes, y se erigirían como las que gobernaban en la casa.
Sin embargo, los ex-maridos despechados, no se quedaron de brazos cruzados y atacaron a los romanos, iracundos por haber sido traicionados. Los acorralaron en el Capitolio gracias a la ayuda de una sabina de nombre Tarpeya, que les franqueó la entrada a cambio de unos brazaletes. Aceptaron el trato pero, en lugar de joyas, castigaron su traición con otra traición, golpeándola con sus pesados escudos, aplastándola hasta conseguir su muerte. El sitio donde tuvo lugar este asesinato se pasó a llamar Roca de Tarpeya, lugar donde se arrojaba a los convictos de traición en tiempos primitivos.

rapto de la sabina giambologna2
Los enfrentamientos entre sabinos y romanos continuaron y cuando llegó el momento de lo que aparentemente sería la batalla final, las sabinas se interpusieron entre ambos bandos, impidiendo la masacre y tratando de hacerlos entrar en razón. Ellas alegaron que si ganaran los romanos, perderían a sus padres y hermanos, y si ganaran los sabinos, perderían a sus maridos e hijos. Con esto lograron detener la rivalidad y se celebró un banquete para festejar. Entre nos, eso pasa solamente en un mito. En fin, Tito Tácio y Rómulo, ya amigados formaron una diarquía para beneficiar a ambos pueblos que duró hasta la muerte de Tito.

rapto de la sabina giambologna1

Esta obra está inspirada en el rapto y constituye un grupo escultórico, que mide 4,10 m de altura; está realizado en un solo bloque de mármol blanco, mediante la técnica de la talla y posterior pulido. El grupo lo componen tres personajes desnudos: un hombre joven (un romano) que levanta por encima de su cabeza a una mujer (la sabina) que parece querer desprenderse de su secuestrador, mientras, atrapado entre las piernas del joven, se encuentra un hombre mayor, (el padre de la joven) con evidentes muestras de desesperación e impotencia por no poder evitar el despreciable acto. Las tres figuras se hallan profundamente entrelazadas, tanto por la acción que desarrollan individualmente como por la escena que componen entre ellas.

rapto de la sabina giambologna3


En el pedestal sobre el que está situado el grupo está inserta una placa de bronce en relieve que narra diferentes escenas del rapto. Este bajorrelieve es similar al que puso Benvenuto Cellini en el pedestal de su escultura del Perseo con la cabeza de Medusa, que ya hemos publicado en La Vida es Arte.
La obra corresponde a la última etapa del Renacimiento italiano, durante el llamado "Manierismo", en el último tercio del siglo XVI, un momento de ruptura y distorsión de los ideales clasicistas del primer Renacimiento y un anticipo de las nuevas formas de expresión del Barroco, estilo que le sucederá.
El momento elegido por el autor es el rapto de una de las jóvenes, mientras su padre que no puede hacer nada para impedirlo, mira horrorizado, tapándose la cara en un gesto de impotencia y desesperación. Como suele ocurrir durante el Renacimiento, los artistas se inspiraban en episodios de la mitología clásica, en este caso, en la legendaria historia de Roma.

rapto de la sabina giambologna4

LA OBRA

El Rapto de la Sabina.
Autor: Giambologna
1582
Material: Mármol blanco
Dimensiones: 4.10 m. altura
Ubicación: Logia dei Lanci. Florencia. Italia.